José Maza Selas (1966-1967)

José Maza Selas

Como consecuencia del acuerdo al que se llegó entre Sevilla y Granada para permutar entre sí el orden alfabético para ostentar la Presidencia de la Federación, durante el año 1967 la ostentó D. José Maza, Presidente de la Asociación Sevillana, Teniente Alcalde del Excelentísimo Ayuntamiento de Sevilla y Director Técnico de la Fábrica de Cervezas de La Cruz del Campo.

En razón de los cargos que desempeñaba, las amplias relaciones que tenia en la ciudad y su experiencia en certámenes internacionales, para la bisoña Asociación Sevillana era una garantía de éxito en la Organización del Congreso a celebrar en Sevilla en 1.967. Hay que tener en cuenta que de las seis Asociaciones que estuvieron presentes en la Fundación de la Federación en Zaragoza, los delegados mas jóvenes eran los sevillanos con 22 años y después de asistir en Madrid, Barcelona y Bilbao a los Congresos precedentemente organizados, la preocupación por salir airosos, preocupaba extraordinariamente.

Otra circunstancia adicional era que hasta el Congreso de Bilbao no se había exigido Cuota de Inscripción alguna a los asistentes pero la presencia cada vez de mayor numero de personas en los mismos, ya hizo inviable en la capital vizcaína, que la Asociación anfitriona corriera con todos los gastos y la solución provisional de invitar solamente a la Cena de Clausura a los Delegados, no contribuía a crear esa unión entre los aficionados que todos perseguían.

En consecuencia con todo lo anterior, en el Congreso de Sevilla se estableció por primera vez una Cuota de Congresistas de 300 pesetas para los caballeros y 150 pesetas para las damas. De esta forma la Cena de Clausura con Fiesta Flamenca final pudo ser disfrutada por todos, que abandonaron Sevilla contentos y felices, solicitando que no se tardara mucho en organizar un segundo Congreso en la capital andaluza.

Esto ocurrió diez años después, siendo todavía Presidente de la asociación sevillana José Maza y nuevamente gracias a él se pudo organizar un Congreso todavía mejor en 1.977 con un viaje inolvidable por el Ferrocarril de Riotinto, con la inclusión del Coche Salón del Maharajá en la composición especial, remolcada por locomotora de vapor y delante de la cual circulaba una dresina desde la que los fotógrafos pudieron impresionar imágenes irrepetibles a todo lo largo de la margen izquierda del río Tinto. El regreso desde Huelva en TER especial, con servicio inmejorable de Bar por la Compañía de Waggons-Lits, fue otro logro que hay que apuntar al Presidente, igual que la degustación en la fábrica de cervezas del día siguiente y la Cena de Clausura junto al río Guadalquivir en las instalaciones deportivas del Club Mercantil.

Aunque cedió poco después la Presidencia de Sevilla por razones de edad, colaboró activamente en la Organización del XXX Congreso, celebrado durante la Exposición Universal de 1.992, el cual requirió muchos meses de preparación.