Enrique Tamarit Carné (1970-1971)

Enrique Tamarit Carné

Formó parte de la representación de Valencia en la Reunión Fundacional de la Federación en Zaragoza. Fue la Delegación más numerosa y la que más se hizo notar, al llevar cada uno de sus componentes en la solapa, un distintivo con los colores regionales, constituyendo un hecho anecdótico en aquella fecha de 1.963.

La Asociación Valenciana se inclinaba fundamentalmente por los trenes miniatura y en las primeras reuniones mostraron su temor de que la Federación no representase sus inquietudes. Por malos entendidos surgieron roces incomprensibles que les llevaron incluso a descolgarse de la Federación, volviendo a ingresar años después y organizando el IX Congreso en 1.971

Una vez disipadas las dudas en cuanto a equilibrio entre las actividades relativas al tren real y al modelismo ferroviario, los valencianos, presididos por Enrique Tamarit, organizaron el primer Congreso en tierras levantinas el cual fue multitudinario al incorporarse a él gran numero de franceses, que llegaron en un TER especial desde Port Bou.

La simpatía y jovialidad de Enrique Tamarit y sus colaboradores hizo que la reunión anual, además de interesante ferroviariamente blando, fuera agradable y divertida.

Con esta Presidencia Anual de las Asociaciones Fundadoras, comenzó otra etapa en la que por razones prácticas, se decidió que los Presidentes lo fueran por cuatro años y sin estar ya ligados lógicamente a las Asociaciones que organizaran los Congresos, como había ocurrido desde el principio. La experiencia había demostrado que en el reducido periodo de un año no se podían acometer iniciativas, que pudieran desarrollarse y culminarlas con éxito

Por acuerdo unánime, la Asamblea General celebraría su Junta Ordinaria en febrero en Madrid y el Presidente elegido propondría como colaboradores directos al Secretario y Tesorero, que debían residir en su misma localidad, mientras que los Vocales serian elegidos por votación, entre los propuestos por dichas Asociaciones y procurando siempre un cierto equilibrio territorial.