Visita los talleres de la Sagra
Visita los talleres de la Sagra

Durante los días 1 al 5 de mayo se ha celebrado en Madrid el Congreso de la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Ferrocarril, en su 34.ª  edición. La organización del mismo ha corrido a cargo de la Asociación de Madrid, que lo había solicitado con motivo de cumplir este año su 50 aniversario.

En interesante programa de actos que, en su día se envió a todos Asociaciones, ha dado lugar a una de las mayores asistencias de congresistas de los celebrados hasta la fecha, cifrándose  en 130 personas las que han asistido a los viajes y visitas programadas por los amigos de Madrid, que han recibido de todos los asistentes la felicitación y el reconocimiento al trabajo realizado. Han sido muchas las dificultades de toda índole que ha habido que vencer para que el día 1 de mayo todo estuviera a punto, pero la dedicación de todos los que han colaborado en los trabajos de preparación del Congreso ha permitido. Finalmente, que éste se desarrollara de una manera más que brillante.

Comenzó el Congreso el día 1, con la recepción de los congresistas en la unidad eléctrica 435-005, estacionada en la vía 8 de la estación Madrid-Puerta de Atocha, que estaba escoltada por los coches “Costa” del Tren de la Fresa por cola y por la Micado 141-F-2413 titular de dicho tren en cabeza, que se encontraba encendida para ocasión, ya que ese día no rendía viaje a Aranjuez. Se les entregó a los congresistas algunos obsequios cedidos por diversas casas comerciales y la oportuna acreditación personal. Ya por la tarde, se visitaron las cocheras del Metro de Canillejas, donde se pudieron ver las unidades allí estacionadas, así como el tranvía Charleroy  477 preservado, restaurado y en estado de funcionamiento.

El día 2 y en la unidad eléctrica 435-005, cedida a la Asociación de Madrid por el Museo del Ferrocarril, se visitaron las instalaciones del Regimiento de Ferrocarriles nº 13 donde pudimos admirar el material que tienen allí estacionado, entre el que encontrado una unidad del Metro de Barcelona (la 125 de la serie 100), dos tractores de maniobras Henschel, un coche 5000, un prototipo de vagón de ejes desplazables, un coche break y, como no, la locomotora de vapor 1015 del Oeste, joya del mencionado Regimiento. Seguidamente, y por la línea de cercanías de Móstoles se llegó a Atocha-Cercanías, continuando hasta Vicálvaro-Clasificación, desde donde se partió hacia Arganda del Rey. Se visitaron allí las instalaciones que los amigos del CIFVM tienen en “La Poveda” y el material  que tienen preservado y en reparación que, en un futuro no muy lejano, dará lugar al Museo del Ferrocarril de Arganda. Los asistentes pudieron admirar el magnífico estado de conservación y de marcha de la locomotora “Arganda” que hizo varias circulaciones con el potasero de Catalanes repleto de congresistas. Después de la comida se volvió a Vicálvaro-Clasificación, donde se pudieron ver diversos cisternas lanzados desde el lomo de asno para composición de trenes, así como los sistemas de frenado, después se pasó por el centro de tratamiento de composiciones de Fuencarral y de allí a la estación de Chamartín donde se visitó el puesto de mando, continuando hasta Atocha, dando por finalizadas las actividades de ese día.

El viernes 3 le tocó el turno a la Alta Velocidad. Instalados cómodamente en los coches de la rama n.º 18 de Ave, fletada expresamente para esta ocasión, nos dirigimos a los talleres de La Sagra, donde se nos explicó por parte de personal  de RENFE, el funcionamiento de los mismos, visitando las diversas dependencias (focos, tornos, almacén de repuestos, etc.). Vimos, entre otras cosas, dos locomotoras 4000 y como curiosidad, una imponente locomotora eléctrica de 120 toneladas, perteneciente a los ferrocarriles argelinos.

Seguidamente se partió hasta Mora (Toledo) quedando la rama apartada hasta el regreso de la comida, que se hizo en un mesón de Tembleque, donde los asistentes después de visitar su ayuntamiento, dieron buena cuenta de una copiosa comida en la que no faltó uno de los platos típicos de la zona: las gachas. De nuevo a Mora para volver, a 270 km/h, a Madrid-Puerta de Atocha, punto final de ese día.

El día 4 un interesante viaje, contrapunto del realizado el día anterior aunque, quizás, más apreciado por todos. Nos referimos, como no, al vapor. Puntualmente, como viene siendo habitual, a las diez en punto de la mañana la Mikado 141-F-2413 emprendió majestuosa la salida hacia Aranjuez con los cuatro coches “Costa”  que componen el Tren de la Fresa. La salida de Atocha coincidió con el Talgo-200 de Málaga arrastrado por una imponente locomotora 252 de ancho internacional, realizado ambas composiciones unos cientos de metros en paralelo con gran regocijo nuestro y el asombro de los pasajeros del Talgo. En Aranjuez descendieron los viajeros que fueron a visitar la cuidad, continuando los congresistas con el tren hasta Algodor. Los que así lo desearon, continuaron a Toledo para visitar la cuidad, quedando el resto para ver las maniobras de la Mikado, puente giratorio incluido, que la colocan de nuevo a la cabeza de su tren. Posteriormente nos recogió un electrotrén que nos trasladó a Toledo donde visitamos el local social de la Asociación de Toledo. Ya por la tarde volvimos de nuevo a Algodor para retomar el Tren de la Fresa, que nos condujo hasta Aranjuez y de vuelta a Madrid, donde se celebró de clausura del Congreso.

Finalmente, el domingo 5 y en Salón de Actos del Museo del Ferrocarril, reunión de delegados de las distintas asociaciones. Se visitó el Museo donde están expuestas las fotografías el concurso del 50 Aniversario de la Asociación de Madrid, pasando a continuación a su local social donde se invitó a los congresistas a una copa de vino español que pone el colofón a los actos del 34 Congreso.

              (“HOBBY TREN” nº 37 de 1996. Texto: Juan Antonio Llobet y Rafael Ros Castillo)