Para este año la Federación había tomado la iniciativa de organizar un congreso itinerante denominado “Ferroespaña 80” y que comenzando en Barcelona, se desarrollaría a bordo de una composición de coches-camas que, entrando en Portugal iría a Sevilla y terminaría en Madrid. Se consiguió una buena inscripción nacional e internacional de participantes, pero las acciones terroristas provocaron la baja de treinta suizos, lo cual hacía inviable con el poco tiempo disponible llevar adelante la celebración de tal viaje.

Sobre la marcha y gracias al ofrecimiento de Granada, en la persona de Fernando Aspiroz, se ofrece una alternativa de congreso en la ciudad de la Alhambra, que tiene lugar coincidiendo con las fiestas del Corpus, que se vivieron intensamente en la primera jornada y que terminó en el Hotel Alhambra con una fiesta folclórica en la que intervinieron coros y danzas.

En la segunda jornada se hizo una excursión ferroviaria a Ronda en una composición de tres coches 8000, remolcados por locomotora diesel 1300. En uno de los coches iba un colegio invitado, del cual la mayoría de sus alumnos era la primera vez que viajaban en tren.

En el ascenso a Antequera hubo que sustituir la locomotora por avería en la bomba de combustible. Menos mal que en Archidona había un tren militar que nos cedió su locomotora para poder continuar.

En Ronda se visitó el famoso Tajo y la plaza de toros, teniendo el almuerzo en el Hotel Victoria que, por su situación, permitía una visión magnífica de la serranía circulante.

El regreso a las cinco de la tarde gozó de todas las delicias termométricas del clima de Andalucía. La temperatura subió aún más en el interior de los coches, cuando se sortearon trenes entre los alumnos del colegio invitado. Algunos hasta lloraron con la emoción del premio.

Por la noche se visitó la Alhambra quedando para siempre imborrable recuerdo de la magia del lugar cuando se recorrieron los jardines y patios del recinto.

La segunda jornada, menos calurosa por el cambio de dirección del viento, se hizo en autobús para conocer la Alpujarra, deteniéndonos en Lanjarón y Trévelez, con lo que el agua y el jamón fueron los protagonistas de la mañana.

Tras la comida campestre regresamos a Granada para la Asamblea General en la que se dieron de alta a las Asociaciones de Cádiz, Algeciras, Reus y Murcia, además del Centro de Modelismo Vapor, primer grupo de aficionados con dedicación exclusiva al vapor vivo en España, radicado en Barcelona y del que forman parte buenos amigos de la Asociación de Barcelona.

En la Asamblea se eligió para un segundo mandato de cuatro años al Dr. Merino, de San Sebastián, que se ha distinguido por un denodado esfuerzo en pro de los contenidos de la Federación, singularmente en la publicación de libros de gran calidad sobre el Parque Motor de Renfe y material ferroviario.

Con las veintitrés Asociaciones Federadas, España pasa a ocupar el quinto puesto de importancia en el MOROP, ostentando con toda justicia una vicepresidencia del Organismo Europeo en la persona de Marcelo Fernández Barrera, fundador del recién admitido Grupo de Estudios de Modelismo.

Con la Cena de Clausura y sorteo de regalos terminó un Congreso que se salvó en última instancia por la individualidad hispánica, capaz de superar en momentos críticos las situaciones más delicadas.