Los participantes del XLI Congreso de la FEAAF posan para el fotógrafo de Alstom, de fondo las 333.3 listas para ser entregadas a Renfe. 10-04-2003. Foto: Alstom
Los participantes del XLI Congreso de la FEAAF posan para el fotógrafo de Alstom, de fondo las 333.3 listas para ser entregadas a Renfe. 10-04-2003. Foto: Alstom

Durante los días 9 al 13 de abril se ha celebrado en Valencia y organizado por la Asociación Valenciana de Amigos del Ferrocarril, el XLI Congreso de la Federación Española de Amigos del Ferrocarril. El evento comenzó el 9 de abril por la tarde y el día siguiente durante la mañana con la recepción de los congresistas en un cochambroso rincón de la escalera del torreón oeste de la terminal de Renfe en Valencia para entregarles sus acreditaciones, documentaciones y regalos. Os podéis imaginar el enfado tanto de la organización del congreso como por parte de los congresistas por el trato recibido por la gerencia de la estación del Norte.

Por si fuera poco, esa misma tarde, rápido desplazamiento del presidente y del vicepresidente de Asuntos Externos de la AVAF a Valencia-Sud para tratar de solucionar con la Jefatura de Comunicación e Imagen de FGV la incidencia en el programa de visitas y viajes de la huelga contra la guerra en Irak convocada para el día siguiente.

Día 10

    Comenzó con recorridos por la red de Metrovalencia unos y con microbús otros acudimos a la cochera de tranvías en Tarongers, donde además de visitar las instalaciones para el mantenimiento y la reparación de los tranvías que atienden la línea 4, a partir de las diez de la mañana pudimos fotografiar muchos vehículos que por la huelga volvían a las vías de estacionamiento. Fotos que en circunstancias normales hubieran sido imposibles de conseguir, ya que para atender a la creciente afluencia de viajeros la mayor parte del día sólo quedan en talleres los vehículos averiados de los 23 de la dotación.

Para seguir con el programa teníamos que subir en la estación de Benimaclet en el tren de las 10´56 h hacia Rafelbunyol. Como mejor solución y para evitar la caminata de dos kilómetros se estimó la conveniencia de utilizar taxis que nos llevaran hasta la estación de Alameda, para ver la peculiar obra del arquitecto valenciano Santiago Calatrava con cuatro vías y tres andenes y esperar con tiempo suficiente al tren mencionado que tenía prevista su llegada a las 10´50 horas. Sin embargo, optamos por el tranvía de las 10´42 h en la parada de Serrería, la más cercana a los talleres y depósito de Tarongers, ya que nos dijeron que era buena solución para transbordar al tren mencionado. Hicimos caso y nos equivocamos, lamentándonos aún no haber hecho caso a nuestra solución. El tranvía llegó con mucho retraso y lleno, el tren pasó a su hora, y los congresistas sin tren para continuar viaje en la estación de Benimaclet. Enfado con el responsable de la estación, petición para hablar con su superior y solución con el tren corto siguiente para transbordar en Palmaret a un especial cuya existencia desconocíamos para continuar viaje hasta Rafelbunyol, donde transbordamos a un autobús de dos pisos que nos llevó a la factoría de Alstom en Albuixech, pero tres cuartos de hora más tarde de lo programado.

La amabilidad de la dirección de Alstom, la magnífica organización en la visita viendo el proceso de fabricación de gigantescas locomotoras Diesel-eléctricas para Estados Unidos y otras como las nuestras para Israel, las pruebas de las 333 y un magnífico aperitivo, ayudaron a minimizar los apretujones en trenes y tranvías.

El mismo autobús nos llevó hasta la playa de Las Arenas de Valencia para la comida en el restaurante Flor de Mayo.

Después corto paseo hasta la parada del tranvía y transbordo en Benimaclet al tren Palmaret-Torrent que por el atajo de Bailén nos dejó en pocos minutos en los talleres de Valencia-Sud para visitar sus instalaciones y las del puesto de mando. En cuatro grupos, los mismos que en Alstom, un empleado inició la visita con dos grupos, al ver que no acudía otro empleado y los que habíamos visto habían desaparecido, un directivo de AVAF fue con otro grupo hacia el puesto de mando y cuando consiguió que entraran se encontró con el restante grupo abandonado, y al que también tuvo que gestionar su entrada para que vieran el control de circulaciones.

Un día movido que concluyó con la cena en el restaurante Ben Fet a donde fuimos llegando como pudimos sorteando manifestación y repercusiones de la huelga.

Así concluyó el día del congreso más veces estudiado y restructurado con la intención de compaginar la escasez de material rodante para servicios especiales, con las visitas a talleres y empresas y como consecuencia, diferentes lugares para la comida.

Día 11

Salida de la estación del Norte a las 9,08 horas en servicio especial de Regionales hacia Carboneras de Guadazaón, para darnos cuenta de lo mal que está la vía a partir de Buñol y lo abandonada que está la línea como ruta alternativa de transporte y como explotación turística. Entre Utiel y Carboneras apetitosa y abundante degustación de empanada, tortas de magras y sardina, fiambres y vino, como atención de Utiel Gastronómica y la D. O. vinícola Utiel-Requena.

Momento del ya tradicional acto de entrega del farol testigo de manos de D. Antonio Palma, Presidente de AVAF a D. Fernando Díaz, Presidente de la Asociación Burgalesa que organizará el congreso de la FEAAF en el 2004. Foto Esteban Gonzalo
Momento del ya tradicional acto de entrega del farol testigo de manos de D. Antonio Palma, Presidente de AVAF a D. Fernando Díaz, Presidente de la Asociación Burgalesa que organizará el congreso de la FEAAF en el 2004. Foto Esteban Gonzalo

Un rato de espera en Carboneras para estirar las piernas, hacer fotos del tren y lo que se pudiera captar, y retorno hasta Utiel acoplados al regional procedente de Madrid. Después, visitas turísticas a la Bodega Redonda y el Almazar de miel, almuerzo en el restaurante Garzarán y continuación del viaje con autobuses hasta Requena para conocer unos el Molino de Esther y otros deambular por la Villa Vieja y sus cuevas, para culminar la estancia con apetitosa merienda como atención de la Feria del Embutido Artesano y la D. O. vinícola mencionada. Y rápido hacia la estación con los autobuses para salir a las 19:29 horas hacia Valencia con el automotor 592 que nos había dejado en Utiel al mediodía. Diez kilómetros después, media hora parados en El Rebollar para dos cruces de trenes, el tiempo que nos faltó para la visita menos atropellada a Requena, cuya estación sólo tiene una vía útil y condición de apeadero tras la última reforma, ya que no compensaba en tiempo ni comodidad haber ido con los autobuses hasta la estación El Rebollar.

A las 21:34 h llegada a la estación del Norte y hasta el día siguiente.

Día 12

En la estación Angel Guimerá de la línea 1 esperamos el tren de Metro Valencia de las 9:04 h con destino Villanueva de Castellón y continuar viaje con los autobuses hacia Xàtiva. En vez de la unidad 3600 acordada con FGV para conmemorar el vigésimo aniversario de estos trenes llegó una 3700 en composición sencilla, a cuyos viajeros se añadieron los habituales que esperaban y los noventa congresistas, quedando al completo y compensando los salidos con los entrados en la siguiente estación Plaza España. Después se fue vaciando paulatinamente el tren hasta Villanueva de Castellón, a donde llegaron tres viajeros habituales y los congresistas.

En Xàtiva magnífica estancia con trenecito de carretera para recorrido turístico y espectaculares rampas hasta el castillo, para su visita, vuelo de rapaces y aperitivo. Después comida de clausura en Salones Reina, con gastronomía de la zona como en los anteriores restaurantes y entrega del testigo, un viejo farol, al Presidente de la Asociación Burgalesa que preparará el congreso del próximo año, reunión de delegados y los restantes participantes de turismo y compras.

A las 19:44 h. retorno a Valencia con un tren de cercanías que la UN correspondiente nos gestionó con rapidez en vísperas del congreso, ya que hasta última hora estuvimos esperando la llegada desde Alcázar de un tren de vapor para la línea 1 de FGV, cuya sustitución era la 3.600 que no pusieron, y después de intentar en vano y durante un año que entidades y empresas patrocinaran una parte del elevado coste de traer a Valencia una locomotora de vapor y coches para circular entre Valencia y Xátiva y conmemorar adecuadamente el 150º aniversario de la llegada del ferrocarril a la ribera del Júcar.

Día 13

Los congresistas que pudieron demorar su partida pudieron disfrutar con recorridos turísticos y viajes en metro, tranvía y en el circuito de 7 y 1/4″ en La Granja (Burjasot) con su tracción eléctrica (baterías) y de vapor, la locomotora estelar del congreso.

Agradecemos, la visita a quienes nos han honrado con su presencia y han estado compartiendo con nosotros viajes y visitas, la muy estimada colaboración las entidades, instituciones y empresas, en especial los ayuntamientos de Requena, Utiel y Xàtiva y la empresa Alstom así como los ya mencionados y les deseamos a los amigos de Burgos gran éxito en su congreso del año 2004.

Lástima que los desvelos y gestiones en pro del congreso de los departamentos de relaciones externas de Metrovalencia y Renfe no estuvieran adecuadamente realizados en algunas de sus partes.