Con muy pocos meses de diferencia, la Asociación de Aficionados a los Ferrocarriles de Barcelona organizaba el Congreso Nacional después de haber conseguido un éxito indiscutible con el MOROP de 1972, en el que participaron más de trescientas personas, cifra no superada ni antes ni después en muchos años.

Era lógico que se aprovechara al máximo todo lo que se había preparado para el mes de septiembre anterior y así la primera excursión de este Congreso fue Villanueva i la Geltrú para ver el material allí concentrado, con el que se desea constituir una sede del Museo del Ferrocarril. Al regreso hubo vino de honor en los locales de la Asociación de Barcelona.

El viernes 1 de junio, se visitaron las factorías de Macosa y Talgo en Pueblo Nuevo. Si en la primera se pudieron ver las cadenas de fabricación de diverso material ferroviario, en la segunda se comprobó la eficacia y el perfecto funcionamiento del cambio de ancho de vía del Catalán Talgo que, cada noche cuando regresa de Ginebra, pasa las más exigentes verificaciones en los órganos de la rodadura desplazable.

A continuación se regresó a la Plaza de Cataluña por las nuevas vías de los Enlaces Ferroviarios para asistir en el Salón de Ciento del Ayuntamiento de Barcelona a una recepción en honor de los congresistas. A continuación hubo almuerzo de hermandad.

Por la tarde, nuevamente desde la Plaza de Cataluña se partió hacia Sabadell par visitar la subcentral transformadora y el puesto de mando CTC de San Cugat del Vallés.

A ultima hora de la tarde, hubo Asamblea de la Federación y Cena de Gala.

El sábado tuvo lugar la gran excursión con salida de Barcelona-Término a Samper de Calanda, con parada intermedia para ver el Depósito de Vapor de Mora la Nueva.

Desde Samper de Calanda con vapor carbón, recorrido hasta Andorra (Teruel) por la línea de Endesa de ancho Renfe. Almuerzo típico aragonés para reponer fuerzas y visita s las instalaciones, depósitos y talleres del Ferrocarril de la Empresa Nacional de Electricidad.

El regreso a Barcelona se hizo por la misma ruta y los mismos trenes, haciéndose la cena en el tren, dado lo avanzado de la hora y el dilatado kilometraje de la excursión.

La última jornada, por ser dominical, se dedicó al Metro con visita al CTC en la estación de la Sagrada Familia de la línea V, por la que se hizo un recorrido hasta General Mola, donde se pasó a la línea IV para ver la subestación Verdaguer y hacer otro recorrido hasta Jaime I, ya en el puerto, desde donde dando un paseo se llegó al local de la Asociación de Barcelona en la Estación Termino para el Acto de Clausura.

Este año se incorporó a la Federación la Asociación de Torrelavega con el número catorce.